jueves, 30 de abril de 2015

En el Festival Mundoético

Desde hoy 30 de abril hasta el próximo 8 de mayo, se celebra en el Espacio Vías de León la cuarta edición del Festival Mundoético. Entre la miscelánea de actividades que incluye, destacan sus conciertos, la feria de la tapa solidaria, charlas y exposiciones, actuaciones de magia, mercadillo, marchas de bici crítica... Y en esta ocasión también, un taller de cuento e ilustración que impartiré a las 12 de la mañana del sábado 2 de mayo, junto a mi amiga e ilustradora Raquel Ordóñez Lanza.
Su título Cuentos del mundo, será para niños y ya anticipo que habrá dibujos, relatos, colores e historias, además de un ambiente de lo más divertido.
Festival Mundoético en León... Nos seguiremos contando en él.

miércoles, 29 de abril de 2015

La importancia de llamarse Expósito

Desde que hace apenas dos semanas -con relación al estreno de la serie Acacias 38- RTVE.es publicó un reportaje sobre los niños expósitos en el que yo les asesoraba al respecto, las visitas a mi blog, al enlace del artículo que edité en su día en la revista Cambio16 y al link de mi novela Mi planeta de chocolate se han disparado. También en estos días he podido constatar el cariño que los lectores siguen mostrando a Benito Expósito Expósito, el pequeño protagonista de la misma, agotando los ejemplares de los que dispusimos en el Día del Libro, en Zaragoza. Y además, acabamos de estrenar una sesión de cuentacuentos en la que hacemos nuestra su máxima de vida: "cuando debas elegir entre dos opciones, toma siempre la que tenga chocolate".
Con el optimismo que a pesar de las adversidades nos transmite Benito en cada vivencia, comparto las preguntas y respuestas originales de aquel reportaje que ha abordado, más si cabe, la importancia de apellidarse como él: Expósito.

¿Hay alguna estimación sobre cuántos niños eran abandonados a finales del siglo XIX-principios del siglo XX en España?
Los abandonos de niños en hospicios eran habituales por aquel  entonces, estando incluso regulados por  ley. Solo para la provincia de León, se ha estimado que los tres hospicios que había llegaron a albergar a 50.000 chiquillos, muchos de los cuales eran “hijos de padres incógnitos”, esto es, niños expósito. Aun sin disponer de datos concretos, si extrapolamos esa cantidad para el resto de España, podemos deducir la importancia de este hecho en la sociedad de su momento.
¿Era habitual que en los conventos hubiera un cesto y lápiz y papel para que las madres pudieran dejar allí a los niños?
En todas las ciudades de renombre existía al menos una “casa cuna” o “casa de expósitos”, estableciendo las leyes vigentes que “haya en cada distrito una de estas casas con torno para los muchos niños que se exponen, a fin de tener la mujer la libertad de depositar en él a su hijo sin ser vista por la persona que lo reciba (habitualmente una monja)”. El torno disponía de un plato inferior a modo de cesto, junto a una campanilla que la madre hacía sonar al depositar sobre él a su retoño. Y aun cuando no fuera norma (hemos de considerar también las tasas de analfabetismo de la época), es cierto que algunas disponían de lápices y papel por si hubiera algún detalle que anotar.
¿Solían las madres dejar a los niños con algún tipo de identificación (una medalla, una manta, un pañuelo…) para tratar de recuperarlos?
La mayoría de esos abandonos por sus madres respondían al deseo de no ser juzgadas por una sociedad excesivamente cruel con quien tenía descendencia siendo soltera, viuda o en circunstancias que pudieran suponer una deshonra. En otros  casos, eran padres extremadamente pobres que consideraban que no podían atender debidamente las necesidades de sus hijos, entendiendo que al menos en los hospicios conseguirían sobrevivir.
En unos y otros casos, los registros de ingreso dispuestos en el torno desvelan que –en efecto- muchos chiquillos eran dejados con alguna señal que los pudiese identificar (pañuelos, mantillas o medallas, apuntes escritos en papel, etc.), en la esperanza de poder rescatarlos cuando la situación de las madres mejorase.
¿Cómo funcionaban los Conventos y las Casas de Expósitos?
Dependientes básicamente de rentas públicas y donaciones para la beneficencia, las "Casas de Expósito" pretendían cubrir las necesidades fundamentales de aquellos niños proporcionándoles un hogar, una educación y en lo posible unas aptitudes profesionales que les permitieran en el futuro valerse por sí mismos. De una plantilla vinculada con frecuencia a alguna orden religiosa, destacan su administrador, los celadores, las llamadas "amas de leche" encargadas de amamantar a los lactantes, las "amas de cría" responsables de su crianza, el médico a quien por ley se le exige "reconocer, vacunar… y hasta colocar en aislamiento a los que padezcan coqueluche, garrotillo, sarampión o sífilis", los "maestros de oficio" pendientes de la formación de los chavales… Y es que este, precisamente, era otro de sus objetivos añadidos: la capacitación laboral.
¿De dónde viene el término 'expósito'? 
De entre las mil interpretaciones que se han dado al término Expósito hay una que nos remite al Imperio romano. Allí el paterfamilias, amo absoluto de su casa, podía ejercer el derecho ius exponendi de la potestas patria consistente en sacar de su hogar al hijo no deseado, dejándolo fuera para que muriese o hasta que alguien finalmente lo acogiera. De ahí el origen probable de un término (Ex pósitus, puesto fuera), que como describiera Tertuliano "es ciertamente más cruel que matar... abandonando a los críos a la intemperie y al hambre de los perros". 

martes, 28 de abril de 2015

SOS Nepal

En esta noche de luna creciente, me habría gustado transmitir buenas noticias. Hablaros de alguno de mis próximos proyectos e incluso compartir la última entrevista que me hicieron. ¡Pero no va a poder ser...! En esta noche de ánimo menguante, mi pensamiento está con las gentes de Nepal, acompañándoles en su dolor pese a la distancia y deseándoles en la medida de lo posible una pronta recuperación.
Si como alguien dijo, "la solidaridad es la ternura de los pueblos", ahora toca ser solidarios con el pueblo nepalí. Sin duda, es lo más urgente. Lo demás puede esperar.

viernes, 24 de abril de 2015

En mi planeta de chocolate

En mi planeta de chocolate. Así se llama mi nueva sesión de cuentacuentos que estrenaré en el marco del II Encuentro Internacional de Literatura Infantil y Juvenil "Astorga es de cuento" hoy viernes, a las 19:30 horas, en un escenario extraordinario: la sala encarnada de la Casa Panero, de Astorga.
Será otra de esas vueltas al mundo a base de relatos, para las que no hace falta demasiado equipaje. Tan solo mil sonrisas, ganas de pasarlo bien y una maleta cargada del mejor de los ingredientes: nuestra imaginación.
¡Nos vemos a la tarde...!

miércoles, 22 de abril de 2015

De la "Narración completa" o la "Novela de cuentos"

Esta semana he recibido una invitación desde Valencia para participar el próximo otoño en un certamen de literatura al que yo acudiría para disertar sobre la llamada Narración completa. Al preguntarle a mi interlocutor que a qué genero se refería, me ha respondido que "al que tú escribes... que por algo eres uno de sus mejores representantes".
De inmediato he buscado ese término en internet, para descubrir que el Taller Literario Aristodemo (cuyo rigor y prestigio está fuera de toda duda) se refiere a la Narración completa o la Narración de cuentos (en inglés, composite novel) como "aquella en la que se presenta un conjunto de varias piezas, cada una de las cuales es un relato completo, con independencia y vida propia... Pueden leerse por separado, en cualquier orden. Sin embargo, son episodios en la vida de un personaje y/o de un ámbito... Un poderoso hilo conductor, que va progresando y se va enriqueciendo en cada cuento, une los relatos componentes, a través de personajes, acontecimientos, ambientes, contexto histórico y contenido interno... En efecto, la versatilidad que aporta el dar cabida a diferentes puntos de vista, encarnados por distintos personajes, mueve al autor hacia esta forma de narrar".
No obstante, la mayor de las sorpresas llegaría al final, cuando al referirse a "algunos ejemplos de la Novela de cuentos" aparece mi nombre en primer lugar (junto a autores de la categoría de Julio Cortázar o Elizabeth Strout) con dos de mis obras: Mi planeta de chocolate y Siete paraguas al sol.
Nunca te acostarás sin saber una cosa más... ¡Aunque sea sobre ti mismo!

lunes, 20 de abril de 2015

En el Día del Libro, por décima vez

Este próximo jueves 23 de abril, por décima vez consecutiva, pasaré el Día del Libro en el stand que Librería Albareda ubica en el Paseo de Independencia (Zaragoza). Al igual que aquella primera vez, voy cargado de ilusiones, dispuesto a disfrutar de una auténtica fiesta de la Literatura, a charlar con los lectores y amigos que se acerquen, y a firmar cuantos ejemplares sean precisos.
Aun cuando la previsión de lluvia sea baja, allí estaré con mi paraguas naranja (símbolo de mi novela Siete paraguas al sol) y con alguna chocolatina (recordando a Mi planeta de chocolate), dispuesto a vivir otra jornada mágica (como anuncian esas Cartas para un país sin magia). Recordaré que cuanto más niño seas, más cerca estarás del paraíso (como recuerdo en mi libro Nanas para un Principito), y pondré todo el amor en el asador... ¡De color azul, por supuesto! Aunque solo sea para homenajear a aquel El amor azul marino con el que hace ahora una década empecé en esta aventura.

domingo, 19 de abril de 2015

Un pequeño artista llamado Alex

Alejandro González de Paz es un pequeño gran artista. Amigo e hijo de amigos, a su corta edad realiza unos dibujos sencillamente preciosos. Como niño que aún es, juega con los colores, con las sombras, con las perspectivas... resultando unas obras que ya han comenzado a alcanzar su merecido reconocimiento. Así, cuenta en su haber con los máximos galardones de los concursos "Dibuja un sello de tu localidad" (organizado por Correos a nivel de toda España) o "¿Qué es una tienda para ti?" (en su sexta edición, convocado por el Ayuntamiento de León).
Pero es que Alejandro tiene además una mente brillante, y ayer mismo obtuvo el primer premio del Certamen de Cálculo Mental 2015 de León en su categoría, clasificándose para representar a esta provincia en el campeonato nacional a celebrar próximamente en Málaga.
¡Felicidades de corazón, amigo Alex! Y recuerda que este verano tendrás tarea extra, pues -por supuesto, siempre que quieras- deberás ponerle tus ilustraciones a alguno de mis cuentos.

sábado, 18 de abril de 2015

De Inocencia a Benito

De Inocencia a Benito... De Acacias 38 a Mi planeta de chocolate... De niña a niño expósito. En ese juego de correspondencias, quiero agradecer sinceramente a RTVE.es las citas referidas a mi persona en el reportaje que -con motivo de la serie recientemente estrenada por TVE- han publicado en su portal, a propósito del drama vivido en España por los llamados niños expósitos, que eran abandonados a las puertas de algún hospicio.
Ciertamente es un tema que de siempre me ha interesado por razones personales (no en vano, soy nieto de uno de aquellos chiquillos), profesionales (gracias a aquella investigación histórica en la que participé, pudimos publicar nuestro trabajo Del estigma al mito: los niños expósito) y literarias (que por algo llamé al pequeño protagonista de mi novela Benito Expósito Expósito).
Ha sido un gusto compartir lo que puedo saber sobre este asunto con la periodista que redactó el reportaje, una sorpresa comprobar que gracias a él se ha batido el récord de visitas en un día a este blog con más de seiscientos accesos, y una alegría constatar que lo vivido por aquellos chavales sigue siendo de interés, sin que caiga por ello en el olvido.
Junto a mis mejores deseos para este fin de semana y  esas mil sonrisas de siempre, os adjunto el enlace a la noticia:
http://www.rtve.es/television/20150415/inocencia-nina-exposito/1130524.shtml

jueves, 16 de abril de 2015

Decálogo para un voluntariado responsable

El boletín Bioética Complutense correspondiente al mes de marzo de 2015 (número 21, páginas 15 y 16) publica mi última propuesta en el ámbito de la colaboración social: Decálogo para un voluntariado responsable. Concebido desde nuestra experiencia como miembros del Proyecto Solidario "Los Argonautas", sus puntos pretenden establecer las bases para el mejor ejercicio de dicha acción. Y es que, como sentenciara la escritora Sally Koch, "las grandes oportunidades para ayudar a los demás rara vez vienen, pero las pequeñas nos rodean todos los días".

1. Ser voluntario es una elección libre, consecuente, altruista, responsable y reversible (evidentemente, uno puede dejarlo cuando quiera o las circunstancias así lo indiquen)… Si bien quien la elije, tiene muchas posibilidades de serlo por mucho tiempo.
2. En el desempeño de ese voluntariado, el agente más importante es siempre quien recibe la acción solidaria. De ahí que merezca nuestro máximo respeto, confidencialidad y consideración.
3. Para ejercer el voluntariado no existe límite de edad (más allá del que para los menores establezca la Ley). Atendiendo a su experiencia, las personas mayores pueden ser y son excelentes voluntarios, incluso ante sus iguales. 
4. Para desarrollar dicho voluntariado de manera eficiente no basta con improvisar ni con tener buenas intenciones. No podemos conformarnos con hacerlo bien, sino exigirnos que se haga cuanto mejor. La formación es por ello un derecho del voluntario y una responsabilidad para la institución que le ampara.
5. Aun cuando la mayoría de las veces sea una intervención gratificante, en ocasiones ese ejercicio puede resultar difícil, e incluso duro. En cualquier caso, la mayor recompensa que tiene un voluntario es saber que su acción repercute positivamente en los beneficiarios de la misma.
6. El voluntariado no es una energía individual, sino de equipo. Si bien debe haber una dirección, en él no caben egoísmos ni protagonismos injustificados. La comunicación y complicidad entre sus miembros resultarán fundamentales para alcanzar ese objetivo común.
7. La capacidad de empatizar con el otro, el positivismo, la flexibilidad, la creatividad y cierta dosis de simpatía son herramientas que facilitan significativamente esa labor. La capacidad de entrega ante los demás es también importante. Al fin y al cabo, la solidaridad no solo consiste en dar… La mayoría de las veces es también devolver.
8. El compromiso resulta siempre exigible, tanto para sí mismo como para la institución en la que desarrolle su labor. No vale ser voluntario solo cuando me apetece, con quien me parece o como me guste. Incluso con frecuencia no basta con dar; hay que darse.
9. Salvo circunstancias excepcionales, el voluntario no es ni debe ser el sustituto de un agente social que debería existir. Eso sí, puede ser su complemento, la persona que facilite su tarea, esa ayuda inestimable para alcanzar el mejor fin.
10. Ser voluntario es optar por un estilo de vida que, sin duda, merece la pena. De un modo u otro, su acción positiva tiene efectos de ida y vuelta. Porque a quien es generoso con la vida, la vida acaba siendo más generosa con él.

martes, 14 de abril de 2015

Antología de comedia en León

Este próximo viernes 17 de abril, a las 19:30 horas, presentaremos en la Biblioteca Pública de León (C/ Santa Nonia 5) un libro divertido, reflexivo y, sin duda, peculiar: Antología de comedia y humor (Ediciones Irreverentes). Allí estaremos Chema Rodríguez-Calderón -director teatral y editor literario de la obra-, Carlos Álvarez Méndez -dramaturgo participante con sus textos Un novio de oferta y Circo laboral- y yo -coautor con mi recopilación de historias, La vuelta al mundo en casi ochenta cuentos-, recitando algunos párrafos del mismo y poniendo escena a nuestra palabra escrita.
Como puede leerse en su contraportada, esta Antología de comedia y humor no se ha privado de nada, incluyendo todos los formatos: monólogo, diálogo, teatro breve, cuentacuentos... Y pasando por todos los estilos: cabaret, parodia, humor negro, teatro del absurdo, stand up comedy... Será porque su intención es entretener, divertir y dar una visión global de nuestra mejor comedia contemporánea.

martes, 7 de abril de 2015

En el Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio cometido en Ruanda

En este siete de abril conmemoramos el Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio cometido en Ruanda. Sin duda, aquellos hechos de 1994 son unos de los más aberrantes de la historia de la Humanidad, estimándose en cerca de 800.000 los muertos habidos en apenas cinco meses.
Además de por su monstruosidad, quedé especialmente sensibilizado con lo ocurrido pues tan solo dos años antes estuve trabajando como médico en la zona. Y de ahí que, como escritor, lo reflejara en mi libro Siete paraguas al sol.
Desde su recuerdo y la reflexión a la que obliga, comparto en este Día unas líneas del mismo.

"La matanza hace meses de millares de tutsis a manos de milicias hutus sigue viva en su recuerdo. Con tales antecedentes, la desgracia se veía venir. El odio echa raíces, crece y florece. Nunca una herida cerrada quedó tan abierta.
A muchos les asediaron en las iglesias para luego incendiarlas. A otros les arrojaron al río, pues la prensa animaba a llenar de cadáveres el lago. Hubo abatidos como presas de cacería. Se sabe que una horda de sicarios, bajo amenaza de acabar con su familia, obligó a un hombre hutu a decapitar a su esposa tutsi. Alguno, en la vorágine del genocidio, llegó a comprar la bala con la que le asesinasen para no fallecer a machetazos. La mayor de las atrocidades: pagar por cómo morir.
- ¿Ya has eliminado a tu tutsi?  -podía leerse en los panfletos.
- Se nos pueden esconder, pero no se nos pueden escapar –promulgaba la Radio Televisión Libre de las Mil Colinas, dirigida por las facciones más extremistas.
Los locutores encumbran héroes, magnificando sus hazañas bélicas y empequeñeciendo sus crímenes. Hombres antes oprimidos se visten de verdugo, al tiempo que convierten en víctima al peor de los tiranos. Su supuesta justicia deriva en venganza, en ajusticiamiento. El pueblo es un león dormido, recita el refranero africano. Y parece evidente que aquí le han despertado.
Muchos de los ultrajados fueron hutus torturados por otros hutus al negarse a matar a familiares o amigos. Algunos eran vecinos denunciados por otros vecinos al aflorar rencillas personales previas a la contienda. Los nombres de las interaharnwes o milicias que recorrían las calles, preferentemente de noche y sin aviso, constituyen por sí mismo una amenaza: Los destructoresLos que saben golpear hasta la muerteLos exterminadores sin compasión… Los tutsis eran solo cucarachas. Donde al atardecer había una casa, al amanecer había escombros, muebles quemados, ropa rasgada… juguetes rotos. Todavía guardamos un minuto de tristeza. Allí apenas hubo cámaras, fotografías, ni siquiera el más humilde reportero que pudiera ser testigo de la barbarie. Tan solo una cámara, temblorosa y lejana, captó la imagen de un inocente ajusticiado, poniendo a prueba la humanidad de sus autores y la de aquellos que la contemplan. A veces la verdad no importa todo lo que debería. Porque en esta dictadura informativa en que vivimos, aquello que no alcanza un objetivo, sencillamente no existe". 

domingo, 5 de abril de 2015

Agenda para una primavera

Tras la venida de Amalia, hace ya seis semanas, comienzo poco a poco a retomar mi agenda literaria.
Aun cuando informaré oportunamente de ella, adelanto que en esta primavera publicaré mi primer poema, en una antología ilustrada sencillamente entrañable. De momento, tan solo anticipo el título del mismo: Quisiera de mayor. Y a la vista de los resultados, adelanto que es probable que me impliqué en alguna más...
Comparto también que el viernes 17 de abril presentaré en León, junto al director teatral Chema Rodríguez-Calderón, esa Antología de Comedia y Humor en la que tuve el gusto de participar con mi texto La vuelta al mundo en casi ochenta cuentos.
El jueves 23 de abril, como cada Día del Libro desde que me embarcara en esta aventura literaria, estaré en el stand de Librería Albareda, en el Paseo Independencia de Zaragoza, charlando con el público asistente y firmando ejemplares de mis Nanas para un Principito. Al día siguiente realizaré una sesión de cuentacuentos deliciosa (En mi planeta de chocolate) en un marco exquisito (Museo del Chocolate, en Astorga). El sábado 2 de mayo, junto a la genial ilustradora Raquel Ordóñez Lanza, colaboraré en el IV Festival Mundo Ético que se celebra en León, proponiendo a los pequeños un taller de cuento e ilustración. A mediados de ese mes, tendré un encuentro en Madrid con un club de lectores, en torno a mi novela Siete paraguas al sol... Y a partir de ahí, seguro que habrá nuevas actividades, si bien, de todas ellas, os iré contando a su debido momento.

miércoles, 1 de abril de 2015

En esta Semana Santa

Hablando de palabras, admito que perdonar es otro de esos verbos que no acaba de convencerme. Porque hay muchas personas –y muchos niños- que cometen una falta, piden perdón y parece que por ello estás obligado a dispensarle, actuando de nuevo como si nada hubiera ocurrido. No sé… Mis papás han vivido tantas disculpas en falso que existen personas a las que le da lo mismo perdonar que no. Y es que, aun cuando sea un infinitivo cargado de generosidad, no implica que nadie pueda dañarnos cuando quiera.
Hablando de Semana Santa, confieso que me gusta asistir a las procesiones que organiza mi cofradía. Cuando sea grande, portaré las tallas como mi abuelo y los miles de papones que ahora le acompañan, para seguir con esa tradición. Aprenderé el significado de otros verbos imprescindibles: rasear, o andar rozando la suela con los adoquines para no pisar a nadie –en especial a quienes van descalzos-; pujar, o llevar a hombros un paso; bailar, o mover las figuras al son de la marcha… Y aunque amenace tormenta en algún Viernes Santo, prometo aplicarme esa máxima de vida que aprendí de mi papá: que llueva no depende de ti; que lleves paraguas, sí.

Nota: Párrafo perteneciente al relato Únicos en su especie, incluido en mi libro Nanas para un Principito.