jueves, 10 de octubre de 2019

Mi enésimo Decálogo de Vida

En apenas una semana partiremos hacia Miguelturra (Ciudad Real) para recoger el XLI Premio Carta Puebla, XVI modalidad de Cuento, y al mismo tiempo presentar el libro ganador, titulado El amor en los tiempos del Mindfulness. Mientras preparamos nuestra maleta, comparto este decálogo de viaje que se vendrá con nosotros en el tren.
1. Una vida utilizada para hacer el mal, deja de ser vida.
2. La felicidad que es incompleta, no es felicidad.
3. Cuando te sabes humilde, nada te sorprende.
4. Lo que te diferencia es no ser indiferente.
5. Nadie ve los leones tan grandes como quien teme al león.
6. Todo lo que no das, se acaba perdiendo.
7. Quien carece de vida propia está condenado a vivir la de los demás.
8. La primera condición para querer es querer querer.
9. Cuando algo no se arregla, se sigue estropeando.
10. Que vayamos en la misma dirección no siempre significa que vayamos al mismo destino.

miércoles, 9 de octubre de 2019

El equipo Ludens

Como bien dice en su página web, Ludens es una empresa dedicada a la elaboración y gestión de programas deportivos, recreativos, educativos y culturales. Sin embargo, conociéndoles, estoy convencido de que Ludens es mucho más.
Tras haber gestionado diversos campamentos vacacionales y actividades deportivas a las que acuden mis hijos, y amenizado algunas fiestas a las que también, sé en primera persona de su profesionalidad. Siempre atentos, siempre cercanos, jamás hemos tenido ningún problema con nadie de su equipo.
Por eso, me alegra de más haber podido participar con ellos en algún que otro evento, sea como dinamizador de un taller literario o como cuentacuentos.
La sesión de ayer titulada La vuelta al mundo en ochenta cuentos que son la leche, celebrada en León con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia, fue un buen ejemplo de ello. Y entre juegos, sus dibujos, tanto globo o pintacaras, todos acabaron encantados.

lunes, 7 de octubre de 2019

Más cuentos que son la leche

Mi segunda participación en esta Semana Mundial de la Lactancia Materna será mañana martes 8 de octubre, durante la celebración de la Fiesta de la Lactancia que tendrá lugar en la ciudad de León; concretamente en su plaza de las Cortes Leonesas, a partir de las cinco de la tarde.
Junto a los profesionales y voluntarios de las asociaciones e instituciones organizadoras, y con el personal de la empresa de animación Ludens encargado de dinamizar la jornada, allí compartiré mi sesión de cuentacuentos titulada La vuelta al mundo en ochenta cuentos que son la leche, volveré a revelar algún secreto a voces de los animales mamíferos y proclamaré de nuevo los beneficios que sin duda ofrece la crianza natural.

sábado, 5 de octubre de 2019

Aprendiendo en mis cuentacuentos

Enmarcada dentro de la Semana Mundial de la Lactancia Materna -coincidente con la 40ª semana del año, cual si fuera un embarazo a término-, bajo la organización del Grupo Promotor de la Lactancia Materna de la Provincia de León y la coordinación de la Sección de Promoción de la Salud del Servicio Territorial de Sanidad de León, ayer realicé una sesión de cuentacuentos en el parque del Temple de Ponferrada con la que rellené ese saquito que siempre llevo conmigo y al que el diccionario le llama Experiencia. Porque es cierto que allí ofrecí mis cuentos, pero a cambio el público asistente me dio -como en tantas otras ocasiones- muchísimo más.
De las personas que integran la Asociación Prolactancia Materna Lactabebé Bierzo aprendí de su labor y del esfuerzo que realizan en favor de la crianza natural, incluso a horas ciertamente intempestivas... De las compañeras del Centro de Salud Ponferrada II me quedé con su hospitalidad, su cercanía y esa sala de espera que explica a colores las pautas para crecer en salud... Y de los oyentes, niños todos de entre cero y cien años, me traje su cariño. Unos acertaron que el Ornitorrinco es el único mamífero que pone huevos, otros adivinaron que el Murciélago es de entre ellos el único que puede volar... Y aunque ninguno supiera que América es el único continente que linda con los dos polos terrestres, todos estuvimos de acuerdo en los múltiples beneficios que ofrece la lactancia materna.

viernes, 4 de octubre de 2019

En el Día Mundial de la Sonrisa

Hoy, como cada primer viernes de octubre desde hace veinte años, celebramos el Día Mundial de la Sonrisa. Su creador, Harvey Ball -el mismo que había ideado el símbolo iconográfico del Smile Face o Carita feliz- pensó en esta fecha para proponerse ser feliz y transmitir su alegría, aunque fuera por un día.
Ciertamente, las sonrisas están llenas de beneficios constatables para la salud. Sonriendo liberamos endorfinas, serotonina y demás neurotransmisores que -entre otros muchos beneficios- mejoran nuestro estado de ánimo, elevan el umbral del dolor y aminoran los amagos de ansiedad. Sonriendo ejercemos de manera gratuita un lenguaje universal que aumenta nuestra autoestima y nos hace más empáticos hacia quienes nos rodean. Sonriendo generamos confianza, seguridad... Y encima se contagia.
Será porque como dijera la escritora cubana Zenaida Bacardi de Argamasilla, la sonrisa es una gota pequeña, pero en esa gotita cabe el mar.

miércoles, 2 de octubre de 2019

Un protagonista llamado Miguel Ramón

Tras el proceso de revisión de sus galeradas, hoy entra definitivamente en imprenta mi libro El amor en los tiempos del Mindfulness, a fin de que esté listo para su presentación en Miguelturra (Ciudad Real) el próximo día 18, coincidiendo con la entrega del premio Carta Puebla de este año.
Con independencia de que en mi opinión va a quedar muy bien, anticipo que cuenta con un protagonista de ficción inspirado en un amigo de la vida real. De hecho, se llama como él: Miguel Ramón.
Conocí a Miguel en la Feria del Libro de Burela y desde el primer momento nos pareció una persona extraordinaria. Siempre atento, siempre amable, siempre bondadoso. Recuerdo la conversación que mantuvo con mi hijo mientras compartían una horchata, la bebida favorita de ambos:
- Yo soy de un pueblo cercano a Valencia de Don Juan... Y tú de un pueblo cercano a Valencia del Cid -le decía Manuel pequeño, refiriéndose así a la capital del Turia.
Unos meses después, Miguel tendría el detalle de hacerse los más de 300 kilómetros que separan su Alboraya de mi Zaragoza para asistir a la presentación de Catorce lunas llenas. Aquellos días disfrutamos de su presencia, de aquel horchatero de cerámica que nos regaló, de cada conversación. Y descubrí a un ser esencialmente bueno, enamorado de los libros, sensible a los problemas del otro, amigo de sus amigos... tomándole como inspiración para una de mis historias.
Si el genial Salvador Robles le hizo personaje en una de sus novelas, yo me he basado en él para uno de mis actores. Y aunque el Miguel Ramón de mi ficción y el de la realidad no sean el mismo, comparten esa esencia que les define: ambos son generosos con la Vida sin esperar nada a cambio. En esa actitud, me muestro agradecido ante ellos.