lunes, 6 de marzo de 2017

De vuelta a mi cotidianidad

En este mes largo alejado de mi blog, os he echado de menos. Empezaré compartiendo que no fue por nada malo y que agradezco sinceramente el interés que en este tiempo muchos amigos han demostrado hacia mí.
El motivo de tal ausencia ha estado en la necesidad de dedicar en pleno el tiempo que me queda -tras restar a las veinticuatro horas del día, el que dedico a mi familia y mi trabajo- a preparar un proceso selectivo con el fin de optar a una plaza laboral de categoría superior. Dicho sin tanto rodeo, a prepararme con el objeto de promocionar.
Finalmente no ha podido ser. He quedado segundo.
Desde mi condición de amante del ajedrez -no pienso irme de esta Vida sin dedicarle algún cuento a este deporte-, me replica en la memoria una cita del gran maestro Tartakower: "Quien mejor juega en un torneo, obtiene siempre el segundo puesto. Gana el que tiene más suerte"... Si bien, siendo honesto conmigo mismo, lo que realmente creo es que esa Vida ha querido que no cambie, que siga disfrutando de una disciplina tan apasionante como la Epidemiología, y que -por supuesto- no deje de escribir.