martes, 28 de abril de 2009

El idioma del amor

El maestro diserta ante sus discípulos sobre el Amor.
- ¿Cuál es su forma? -pregunta el más aventajado.
Depende del tipo que sea. El más difícil tiene diseño triangular. ¡Qué paradoja cuando al corazón se accede por tres puertas!
El egoísmo se hizo impermeable en un solo punto; el centro del universo sobre el que gira mi mundo.
Al amor imposible lo representan dos líneas paralelas; un quiero y no puedo unidos en el infinito.
El de familia asienta sobre la pirámide. Sólida, de base consolidada. Un amor pasional recuerda al cuadrado: armonioso con recovecos. No creo en lo que nace del instinto, porque todo lo instintivo muere.
Y el perfecto, con sus mil imperfecciones, se dibuja en una esfera. ¿Por qué no será siempre redondo?
- Maestro -plantea otro de los alumnos-, ¿cuál es su tonalidad?
Amores y colores comparten arco iris.
El primero en la vida luce verde, derramando esperanza, urgencias, curiosidad. Su magia radica en que nunca tendrá fin; ¿o sí? Muchos llegan sin querer, conjugando penas y alegrías; se recuerda con cariño.
Los hay rojos, teñidos por la pasión, entregando su alma en cada beso. Dos amantes a solas, sin olvidos ni memoria.
Amarillo para el más bello: la amistad. Ese otro yo que me quiere por lo que soy.
Gris para los cobardes, aun cuando nunca lleguen a ser verdaderos. Tampoco lo merecen. Siento su desliz como alfileres.
Y así, uno a uno, reparten tonalidades.
- Maestro -propone el más bisoño de los aprendices-, ¿en qué idioma habla el Amor?
En eso hay menos dudas. Con independencia del tipo que sea, su lenguaje resulta universal: el del corazón de las personas. Para sentirlo no hay que ir más lejos; ese camino y esas alforjas los tenemos todos.
Amar es una metáfora del diccionario, la mejor manera de viajar. Y lo más importante: sin necesidad de traductores.

Nota: Relato incluido en mi libro "Cartas para un país sin magia".

5 comentarios:

Soledad Sánchez M. dijo...

Un relato muy bonito y tierno.

Un beso.

Soledad.

FRANCISCO LEGAZ dijo...

un relato precioso... tengo el honor de tener el libro en el que está contenido. Enhorabuena... He descubierto este blog, y lo visitaré con frecuencia.

Manuel Cortés Blanco dijo...

Me encanta que os guste...
Yo también visito vuestros blogs, que aprovecho para recomendar expresamente (incluyendo, Francisco, tu "bosque de las palabras").
Nos seguimos leyendo.

Joaquín dijo...

Tratado sobre el amor, tan cerca y tan desconocido. No es gris el amante fracturado, es sólo solitario.

Manuel Cortés Blanco dijo...

Bienvenido a este blog, Joaquín, y gracias por un comentario tan oportuno. Yo también me asomo al tuyo.
Saludos.