miércoles, 26 de mayo de 2010

El compositor de tormentas

Indudablemente el mundo literario, como cualquier otro mundo, está lleno de rumores. Uno de ellos tiene que ver con los premios que se convocan. De hecho hay quien cree en su injusticia por naturaleza, que vienen impuestos por las grandes firmas comerciales o, simplemente, que obedecen a favores debidos.
No niego que en ciertos casos pueda ser así, si bien mi experiencia desmonta esa generalización. La primera vez que presenté un manuscrito a un concurso literario, sin conocer a nadie del jurado ni tener la menor idea de los entresijos editoriales, lo acabé ganando. Y la segunda, en similares circunstancias, alcancé la condición de finalista. Es cierto que en ambos casos se trataba de certámenes modestos, pero también lo es que los galardones concedidos se basaron en lo que debían de basarse: en la literatura.
Tras este preámbulo, considero que el Premio de Novela Ciudad de Torrevieja se ha convertido por méritos propios en uno de los más prestigiosos de España. El finalista de su última edición es el escritor riojano Andrés Pascual con la obra El compositor de tormentas. Según reza en su contraportada, “una apasionante aventura sobre la necesidad de creer en tus sueños”. La leí por recomendación de un amigo, músico de profesión, a quien le había gustado. Sinceramente y sin más dilación diré que a mí también. Porque en ella se conjugan una sucesión de detalles que convierten las vivencias del joven Matthieu (aspirante a la orquesta real de Luis XIV de Francia) en una gran historia: amor y sensualidad, un argumento original plagado de requiebros que sorprenden, una aventura entre pasajes tan exóticos como peligrosos, esa intriga mantenida sobre el trasfondo de un crimen, los misterios de la alquimia bajo la atenta mirada de Newton… y por supuesto la música, auténtica esencia del alma. No en vano, las descripciones y el ritmo de la primera parte de esta novela que se desarrolla entre París y Versalles resultan excelentes. Muy por delante del viaje posterior en un barco pirata (tal vez los capítulos que menos me han convencido) y lo que luego pasará en Madagascar (con una ambientación tan cuidada como conseguida).
Cierto que a veces todo ocurre demasiado fluido, demasiado deprisa, dando la impresión de que es el final quien condiciona tal ritmo y sus personajes. Un desenlace que admitiría otras muchas opciones; pero acorde con una historia tan llena de romanticismo quizá sea el único posible.
En definitiva y en mi opinión, El compositor de tormentas es un libro que entretiene, fácil de leer y difícil de dejar, que hace honor al galardón obtenido y que hace a su vez más grande al Premio que le han dado.

3 comentarios:

Manuel Cortés Blanco dijo...

Añadir que esta reseña ha sido publicada hoy en el blog de la Asociación Aragonesa de Escritores, y que en breve lo estará también en el portal de resenyasliterarias.
¡Un buen libro!, un abrazo.

Mercedes dijo...

Sabes que confío en ti, así que me apunto este autor, Andrés Pascual, y su novela "El compositor de tormentas". Ahora bien, lo de los premios es bastante discutible. Ya tendremos ocasión de hablar de este tema en alguna ocasión.
¿Cuánto queda para tener al Principito entre nosotros?
Un abrazo.

Manuel Cortés Blanco dijo...

Holas de nuevo, Mercedes: Mil gracias por tu confianza. Aun cuando un mismo libro puede generar infinitas opiniones, tanto a Transi (quien por cierto, es música) como a mí nos ha gustado y así he tratado de plasmarlo en mi reseña.
En cuanto a los premios, no dudo de que pueda haber intereses de por medio (especialmente en los más importantes). Pero tampoco considero justo poner a todos bajo sospecha. Lo hablamos.
Y respecto al Principito, le estamos esperando. Si todo va según lo previsto muy pronto estará con nosotros. Te mantengo informada.
Mil sonrisas, otro abrazo.