lunes, 15 de marzo de 2010

Recordando a Delibes

Desde lo alto del borrico, Cipriano divisó las hileras de palos, las cargas de leña, a la vera, las escalerillas, las argollas para amarrar a los reos, las nerviosas idas y venidas de guardas y verdugos al pie. La multitud apiñada prorrumpió en gran vocerío al ver llegar los primeros borriquillos. Y al oír sus gritos, los que entretenían la espera a alguna distancia echaron a correr desalados hacia los postes más próximos. Uno a uno, los asnillos con los reos se iban dispersando, buscando su sitio. Cipriano divisó inopinadamente a su lado el de Pedro Cazalla, que cabalgaba amordazado, descompuesto por unas bascas tan aparatosas que los alguaciles se apresuraron a bajarle del pollino para darle agua de un botijo. Había que recuperarlo. Por respeto a los espectadores había que evitar quemar a un muerto. Luego, alzó la cabeza y volvió la vista enloquecida hacia el quemadero. Los palos se levantaban cada veinte varas, los más próximos al barrio de Curtidores para los reconciliados, y, los del otro extremo, para ellos, para los quemados vivos, por un orden previamente establecido: Carlos de Seso, Juan Sánchez, Cipriano Salcedo, fray Domingo de Rojas y Antonio Herrezuelo.

Nota: Fragmento de la obra El hereje, del genial Miguel Delibes. Le seguiremos leyendo, descanse en paz.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Descanse en paz, Miguel Delibes. Aunque él no lo supo, fue uno de mis maestros.
Has elegido uno de sus mejores textos.
Por cierto, ya tengo tu libro. ¡Por fin!
Un abrazo.

Manuel Cortés Blanco dijo...

En efecto, Mercedes. Delibes fue un poco maestro de todos.
En cuanto a mi libro, deseo que acabes conquistando ese "planeta de chocolate" que vas a leer.
Mil sonrisas y, como siempre, nos seguimos contando.