miércoles, 22 de abril de 2015

De la "Narración completa" o la "Novela de cuentos"

Esta semana he recibido una invitación desde Valencia para participar el próximo otoño en un certamen de literatura al que yo acudiría para disertar sobre la llamada Narración completa. Al preguntarle a mi interlocutor que a qué genero se refería, me ha respondido que "al que tú escribes... que por algo eres uno de sus mejores representantes".
De inmediato he buscado ese término en internet, para descubrir que el Taller Literario Aristodemo (cuyo rigor y prestigio está fuera de toda duda) se refiere a la Narración completa o la Narración de cuentos (en inglés, composite novel) como "aquella en la que se presenta un conjunto de varias piezas, cada una de las cuales es un relato completo, con independencia y vida propia... Pueden leerse por separado, en cualquier orden. Sin embargo, son episodios en la vida de un personaje y/o de un ámbito... Un poderoso hilo conductor, que va progresando y se va enriqueciendo en cada cuento, une los relatos componentes, a través de personajes, acontecimientos, ambientes, contexto histórico y contenido interno... En efecto, la versatilidad que aporta el dar cabida a diferentes puntos de vista, encarnados por distintos personajes, mueve al autor hacia esta forma de narrar".
No obstante, la mayor de las sorpresas llegaría al final, cuando al referirse a "algunos ejemplos de la Novela de cuentos" aparece mi nombre en primer lugar (junto a autores de la categoría de Julio Cortázar o Elizabeth Strout) con dos de mis obras: Mi planeta de chocolate y Siete paraguas al sol.
Nunca te acostarás sin saber una cosa más... ¡Aunque sea sobre ti mismo!

3 comentarios:

Javier Peñalba Ruiz dijo...

Es un orgullo tenerte como amigo desde que eramos niños y vecinos de la misma casa. Aunque hace tiempo que no nos vemos, para mi sigues siendo un gran amigo.Javi

Manuel Cortés Blanco dijo...

Hola Javi. ¡Qué alegría reencontrarte por aquí! Mil gracias por tu detalle y por tus palabras, si bien el orgullo es mutuo. Ciertamente, construimos infancia juntos en aquella casa nuestra del barrio de La Química. ¡Qué recuerdos tan entrañables!
Y compartir que yo pienso lo mismo: a pesar del tiempo pasado, sé que somos amigos.
Nos seguimos contando. Un abrazo grande, extensivo a tu familia. Manolo.

Javier Peñalba Ruiz dijo...

Me alegre mucho ayer cuando buscando unos libros para regalar a mi sobrinos por el dia del libro te localice, te facilito mi correo para poder intercambiar nuestros teléfonos y algún día que vengas por aquí poder quedar para vernos. un abrazo.
japeruiz@ono.com