miércoles, 16 de junio de 2010

Niños expósito en la Literatura

El mito del niño abandonado convertido en héroe de su comunidad se repite con frecuencia en la Literatura: Hércules, Edipo, Rómulo y Remo, Moisés, Arturo, Lanzarote, París… Analizando las razones para dicho abandono encontramos un abanico de posibilidades: la humillación de la madre ante ese nacimiento por ser soltera, viuda o mediar otra circunstancia que mancille su honra, que el pequeño suponga una amenaza para alguien, que requiera una protección o educación superior, etc. Un rasgo propio de este arquetipo mítico es que el niño-héroe acabará convirtiéndose en un hombre extraordinario que, paradójicamente, ha sido ayudado por personas que rebosan sencillez.
El mundo de los libros muestra otros ejemplos de niños expósito. En la obra El negro más prodigioso, de Juan Bautista Diamante, Filipo detalla cómo fue arrojado al Nilo para que un anciano le rescatara y predijese su heroico porvenir. El escritor inglés Henry Fielding se refiere en esos mismos términos a su célebre personaje Tom Jones. Al igual que el estadounidense Ray Bradbury con respecto a Timothy, su entrañable protagonista en la novela De la ceniza volverás. Y de entre los cuentos, La casita de chocolate de los hermanos Grimm, donde sus dos chavales protagonistas son abandonados en el bosque por sus padres.
A propósito de mi libro Mi planeta de chocolate en el que narro las vivencias del pequeño Benito Expósito Expósito, este tema va a abordarse en el Congreso Hispanoamericano de Escritores que, organizado por Ediciones Irreverentes (con la colaboración entre otros de Radio Exterior de España, Europa Press o La Casa del Libro), se celebra en Madrid y otras ciudades entre el 14 y el 18 de junio. Por supuesto, os mantendré informados.

2 comentarios:

Manuel Cortés Blanco dijo...

Adjunto enlace al programa del Congreso Hispanoamericano de Escritores:
http://www.congresohispanoamericano.com/
Allí, en su apartado de "Notas de prensa", podéis encontrar un artículo mío escrito a este respecto titulado "Del estigma al mito: los niños expósito".
Y comentaros también que en el día de hoy ha salido una entrada alusiva en el blog de la Asociación Aragonesa de Escritores.
Mil sonrisas y nos seguimos leyendo.

Mercedes dijo...

Estaré pendiente, ya sabes que yo participé el 14 en este congreso. Fue muy interesante compartir inquietudes con otros autores y personas amantes de la cultura. El tema de los niños expósito suena muy bien, hay tanto que decir...
Ya nos contarás.
Un abrazo a los tres, especialmente al Principito.