lunes, 19 de abril de 2010

Día del Libro

La elección del 23 de abril como Día del libro procede de la coincidencia del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en esa fecha del año 1616, aunque realmente no fuese en el mismo día. La de Shakespeare corresponde al calendario juliano (coincidente con el 3 de mayo del gregoriano) y Cervantes falleció el 22, siendo enterrado el 23. La propuesta fue presentada por la Unión Internacional de Editores a la UNESCO con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual, estando vigente desde 1996.
En mi caso, lo vengo celebrando desde hace cinco años en los actos que se organizan al respecto en el paseo de la Independencia, en Zaragoza. Esta vez no será una excepción. A lo largo de la jornada estaré en el stand de Librería Albareda charlando con amigos, lectores, libreros, editores y público en general. Compraré también algún libro (aunque sé que finalmente serán varios) y firmaré ejemplares de los míos a aquéllos que así lo quieran. Y por supuesto, disfrutaré como el que más de esta fiesta de las Letras a la que todos estáis invitados.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Qué rabia me da no poder ir con mi ejemplar a visitarte. Espero que haya más ocasiones.
Qué lo disfrutes, Manuel.

Manuel Cortés Blanco dijo...

Hola Mercedes: La verdad es que el Día del Libro, si el tiempo acompaña, se convierte en una jornada preciosa. Además nos permite hablar con nuestros lectores a sabiendas de que, como bien sabemos, sin ellos lo que escribimos no vale nada.
Seguro que hay más ocasiones y prometo disfrutarlo.
Un abrazo.