jueves, 22 de abril de 2010

El poeta que no cesa

A lo largo de este año se vienen sucediendo los actos de homenaje a ese poeta excepcional, de nombre Miguel Hernández, con motivo del centenario de su nacimiento. Para hoy jueves el Ayuntamiento de Zaragoza, en colaboración con la Universidad de Zaragoza y la Asociación Aragonesa de Escritores, ha organizado una lectura pública de sus poemas coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Libro. La actividad comenzará por la mañana en el propio consistorio, trasladándose por la tarde al paraninfo universitario. Aquí me sumaré gustoso a este sencillo reconocimiento, compartiendo algunas de sus estrofas. Versos de un genio sencillo, de un hombre extraordinario, a cuya memoria se refería así otro poeta inmenso, de nombre Pablo Neruda:

"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!".

4 comentarios:

Mercedes dijo...

Cómo me hubiese gustado poder estar estos días allí, en Zaragoza, para disfrutar de tanto acontecimiento literario y haberte conocido. Yo llegaré después y disfrutaré del aroma que tantos artistas habréis dejado en el ambiente.
Un abrazo.

Manuel Cortés Blanco dijo...

Amiga Mercedes. La verdad es que desde siempre Zaragoza se ha volcado con la celebración del Día del Libro, a lo que ha podido influir su coincidencia con la festividad de San Jorge, patrono de la Comunidad. Lo del homenaje a Miguel Hernández me apetece muchísimo. ¡A ver qué tal recito sus poemas! Y seguro que tus actividades en la capital maña previstas para la próxima semana resultan fenomenal.
Otro abrazo y nos seguimos leyendo.

Loli Salvador dijo...

Hola Manuel, en mi blog he colocado un pequeño comentario sobre el libro que me recomendaste "Mi planeta de chocolate". He comenzado a leerlo y creo que voy a disfrutar con él.
Que tengas mucha suerte.

A Mercedes decirle que cuando conozcas a Manuel verás que pocas personas de mirada y corazón tan nobles y... no es adulación.

Saludos.

Manuel Cortés Blanco dijo...

Hola Loli, me alegra mucho verte por aquí. Mil gracias por tu comentario, la reseña chocolatera en el blog y tu presencia en este Día del Libro. En efecto, hizo calor (casi tanto como en alguna jornada de senderismo) pero lo pasamos fenomenal.
Deseo que te gusten las aventuras de Benito Expósito, el pequeño protagonista de mi libro. Ya me contarás.
Mil sonrisas y nos seguimos leyendo.